¿Cuántas veces te has propuesto cuidar tu alimentación y te encuentras en la oficina con el teléfono del delivery de empanadas, lista para llamar o un delicioso paquete de galletitas dulces que te desafía a comer lo incorrecto? Tener una dieta sana, acompañada de un buen ejercicio, es la combinación perfecta para conservar una buena salud. Por eso te proponemos una serie de viandas super fáciles, para que no andes comiendo cualquier cosa a la hora de trabajar. Además, evitarás pedir comida y gastar dinero de manera innecesaria.

¡Te brindamos algunas ideas!

Ensaladas: Mezcla hojas de lechuga con zanahoria rallada, tomate y granos de maíz. Puedes agregarle alguna presa de pollo desmenuzada que te haya sobrado de la noche anterior o un poco de arroz integral. Para el aderezo recuerda que lo debes poner al momento de comer, por lo que si no hay condimentos en tu trabajo, haz una emulsión de aceite, aceto balsámico y sal en tu casa y colócalo en un pequeño frasquito hermético.

Vegetales: Para aquellas personas que no comen carne, una excelente opción es cocinar berenjenas y zapallos y colocarles queso y tomate por encima. Otra buena idea es preparar un delicioso sándwich de milanesa de soja con rodajas de zuchinnis y morrones asados.

Carnes: Los rolls son fáciles de hacer y comer. Puedes rellenarlos con verduras crudas o cocidas, colocarles queso y cualquier carne que te haya sobrado, sea vacuna, de cerdo o pollo. También los puedes hacer vegetarianos. ¡Experimenta con diferentes combinaciones!

Frutas: Una rica ensalada de frutas es la mejor manera de terminar tu delicioso almuerzo laboral. También, puedes llevar algunas frutas, como manzana o banana, para comer de colación y evitar tentarte con las galletas de la oficina.