FRIGO

En cuestiones de amplificadores para guitarras eléctricas Marshall es la marca por excelencia que cualquier guitarrista debe conocer.

Pero lo curioso es que con el paso del tiempo la prestigiosa firma inglesa ya no solo se anima a crear equipos amplificadores sino que también se anima con algo tan diferente como un frigo bar que derrocha rock.

Se trata del Marshall Fridge, un pequeño refrigerador con fachada de amplificador, fiel imitación a cualquier Marshall.

El amplificador, o mejor dicho, el mini bar, tiene una capacidad de 132 centímetros cúbicos además de disponer de congelador. El exterior está plagado de detalles, pues es realizado con las mismas piezas con las que se crean los auténticos amplificadores, con lo que el efecto visual está muy bien logrado.

El detalle más importante es que cuesta 500 euros, así que fanáticos del rock ¡a ahorrar!