Hace algunos años atrás una amiga muy querida me comentó que su hija mordía. Lo peor de todo era que no sabía las causas por las cuales lo hacía. Muy preocupada fue al pediatra y le eliminó algunas dudas que luego me contó. ¡Esto es lo que le dijo!

¿Por qué muerden los niños?

Los niños de menos de 2 años se ven abrumados con mucha facilidad por sus sentimientos. Al no saber cómo expresar lo que sienten porque no hablan aún, buscan otras maneras de hacerlo. Algunos lloran, otros gritan, otros rompen cosas y otros muerden.

Por lo general los pequeños son impulsivos y nunca se detienen a medir consecuencias de sus actos. Es probable que no sepan que morder está mal y encuentran en esta su forma de expresar el enojo y la frustración. 

En cuanto a los bebés, la razón principal es que muchos de ellos están por entrar en la dentición y sus encías se inflaman en demasía. Esto hace que necesiten morder cosas para sentir un alivio. En este caso déjalo y si puedes, dale un mordillo frío para que le alivie el dolor.

¿Qué hacer?

En algunos lugares como guarderías y jardines de infantes, los maestros optan por separar a los dos niños del conflicto. Puede ser que el que muerde quiera llamar la atención de uno de los niños, por lo que se opta por evitar que entren en contacto hasta que la etapa de rabietas mordiendo pase.

Una medida que puedes implementar en casa es mantenerlo ocupado. Puede ser que te resulte un tanto complicado, pero los niños a esta edad se divierten con todo tipo de juguetes y pasan horas entretenidos.

También deberás prestar atención al motivo por el que amenaza con morder. Si le enseñas a tu hijo a expresar lo que siente, pronto verás que esta situación cambiará.

Para recordar

En resumen, si tu hijo muerde porque no sabe hablar, enséñale a expresar lo que siente y explícale que no logrará nada teniendo este tipo de rabietas. Ten en cuenta que es algo completamente normal y que porque muerda no significa que sea malo, solo es que necesita decir algo y no sabe cómo hacerlo.

No te preocupes si tu pequeño tiene estas actitudes porque por fortuna es algo pasajero. Igualmente es una cosa para tener en cuenta porque no es algo que sea muy agradable ni para él, ni para el otro niño o persona que resultó mordido.