Las ocupaciones y la falta de tiempo hacen que siempre nos arreglemos a último momento y para una ocasión especial. Pero, lo cierto, es que la cosmética no tiene ningún sentido si se aplica sobre un cuerpo descuidado. Por eso, te proponemos esta rutina básica que requiere solamente de una hora de dedicación semanal para mantenerte divina todo el año. Lo primero que tienes que hacer es elegir un día para tomarte una hora y realizarla. Nosotras te recomendamos el domingo a la tardecita. ¡A tomar nota!

Cabello: Lo primero que tienes que hacer es colocarte una mascarilla hidratante o aceite nutritivo para restaurar tu melena. Aplícala, recógete el pelo y déjala actuar mientras realizas las demás rutinas. Al final del tratamiento te lavas el cabello y listo.

Rostro: Para el cuidado de tu cara conviene realizarte un peeling suave una vez por semana. Puedes elegir un exfoliante granulado que te ayude a eliminar granitos y puntos negros y, luego, utilizar una mascarilla hidratante. Esta última es importante aplicarla sí o sí en invierno, cuando la piel se pone más seca. Hay que tener en cuenta que cuando hagas esta rutina, lo ideal es evitar el maquillaje, por lo que debes realizarla un día que te vayas a quedar en tu casa.

Dientes: Para tener unos dientes inmaculados no solo debes cepillarlos, sino que es fundamental pasar también el hilo dental. Presta atención a cualquier tipo de impureza o dolencia y consulta a tu dentista periódicamente.

Depilación: Esta sección depende de los gustos de cada una y de los resultados que te brindan los diferentes métodos. Actualmente, lo mejor en depilación es el láser. Puedes elegir algunas zonas puntuales, como axilas o cavado, y comenzar un tratamiento de este tipo. Para las piernas recomendamos la cera y para el rostro, una de las zonas más delicadas, lo mejor es utilizar una pinza de depilar y quitar todos los pelos con paciencia. Esta tarea pueden realizarla durante nuestra rutina semanal.

Uñas: Es importante mantener las uñas de tus manos y pies cortas y limpias. Dedícale unos minutos a limarlas y pintarlas, aunque sea con un brillo o tono clarito, si no te llevas bien con los esmaltes. Además, es importante hidratar la piel con una crema para manos y pies.

Cuerpo: Para terminar, date un baño y realiza un peeling suave con algún jabón exfoliante. Seca bien tu piel y aplica un aceite tonificante o una buena crema hidratante. Esta vez, opta por dejar de lado el secador y la planchita. Deja que tu pelo se seque de manera natural para darle un descanso. Por último, colócate un agua de colonia suave. Te hará sentir fresca y limpia.