Nicolas Cage y Lisa Marie Presley

En 2002, el actor se comprometió con la hija del Rey del Rock. No pasó demasiado tiempo hasta decir que “todo fue un error”. Ni más ni menos que tres mesecitos.

Britney Spears y Jason Allen Alexander

Antes de su matrimonio con Kevin Federline, el padre de sus hijos, la popstar pasó por el altar con un amigo de la infancia llamado Jason Allen Alexander. Sucedió en una noche loca en Las Vegas. Britney pidió el divorcio a las 55 horas y en plena resaca. Su descarado “amigo” exigió separación de bienes, pero afortunadamente, los abogados de la cantante supieron lidiar con el asunto.

Eddie Murphy y Tracey Edmons

El actor se casó con la productora Tracey Edmons en Bora Bora, el 1 de enero de 2006. Sin embargo, notó que su matrimonio había fracasado a los 20 días ¿Es que los famosos pasan por el altar como quien va a comprar el pan?

Kim Kardashian y Kris Humphries

Han batido récords. La modelo estadounidense y el jugador de la NBA sólo llevaban 72 días de casados, cuando ella le solicitó el divorcio. Su boda había sido una de las más caras y pomposas del año. Según trascendió, el fin de esta relación fue causado por diferencias irreconciliables, aunque los medios apuntan a que su historia era una farsa para ganar dinero.

Carmen Electra y Dennis Rodman

La actriz fracasó en su papel de esposa de la estrella de la NBA ¡Carmen pidió la separación a los nueve días de casados! El motivo, las infidelidades de Rodman.