Al parecer, el actor de Misión Imposible es fanático de la comida italiana. A tal punto que contrató un chef personal de origen italiano para que le cocine cada vez que se le antoja degustar alguna de las delicias de Italia.

En 2005, Cruice festejó su cumpleaños en un crucero por las Antillas, en las costas venezolanas junto a amigos y familiares e hizo traer a sus tres chefs favoritos del restaurant Dal Bolognese, ubicado en Roma. El menú consistió de tres platos típicos: tagliatelle ragú, milanesas de ternera y como broche de oro, tiramisú de chocolate. Tom quedó contentísimo con la comida.