Es el segundo hijo de David y Victoria Beckam y se animó a posar frente a la cámara del fotógrafo Mario Testino con apenas diez años para la nueva campaña publicitaria de la firma británica Burberry.

Y es que, al parecer, el pequeño quiere seguir los pasos de sus padres y con simpatía y mucho carisma se probó en la publicidad de una de las marcas más importantes del mundo.

Fotografiado por Testino, el niño, muy sonriente y con el cabello engominado, exhibe la clásica gabardina de la firma de color beige, abotonada y anudada a la cintura. Una prenda que combina con un pantalón gris, camisa blanca, corbata y, por supuesto, un paraguas. ¡Todo un señorito!

Pero no es la primera vez que el chiquito tiene incidencia en el mundo de la moda. Cuando tenía ocho años, Romeo entró en la lista de los hombres mejor vestidos del Reino Unido, que cada año publica la revista GQ. ¡Qué futuro le espera!