Apellido beat más diseño de fama internacional podrían dar pie a excesos. Pero a Stella y Alasdhair les va la tranquilidad, la vida en el campo, la alimentación vegetariana y los niños. Se casaron en 2003 en una capilla católica de la Isla de Bute en Escocia y el vestido de novia fue una actualización del vestido que usó su madre, Linda McCartney cuando se casó con Paul.

En su primer aniversario ella le regaló una casa con un inmenso jardín y con más de diez años juntos, la pareja respira pura felicidad.