Si bien físicamente pertenecen a estilos muy diferentes, ambas estrellas coincidieron con el mismo vestido de la colección primavera 2012 de Stella McCartney en distintos eventos.
La primera en lucirlo fue Miranda Kerr quien completó su look con zapatos negros y un clutch de estampado piton en Amarillo. Dando el toque final con un lazo en el cabello y labios rojos.

Por otro lado, la reina de los reality shows Kim Kardashian lució el vestido en Londres haciendo alarde de su exhuberate figura. Ella lo combinó con sandalias negras de correas de Celine, ojos ahumados, labios con efecto ‘nude’ y el pelo suelto con raya al medio.

¿A quién crees que le queda mejor?