ALBA

Se impuso el año pasada y esta temporada sigue pisando fuerte. El degradé es una de las tenencias de la próxima primavera verano y nadie se quiere quedar sin una prenda con este efecto.

De hecho, Jessica Alba ya tiene su vestido en dos colores. Hace un tiempo, se la vio por las calles de Los Ángeles con este modelito blanco y naranja, de falda por debajo de la rodilla, que acompañó con una falda negra en la cintura, chatitas gladiador y sombrero negro. Un look bien lindo y casual para los días de calor que se vienen.

Sobre la pasarela, el degradado lo impuso Versace en distintos equipos que incluyeron vestidos cortos y largos.

Por su parte, Gucci se animó al tricolor, un tanto más shocking y solo para atrevidas.

Ya lo sabes, este verano ¡no te quedes sin tu prenda degradé!