Un postre dulce, fresco y con un toque de alcohol, ideal para los días de calor.

¿Qué se necesita? 2 huevos, 1 limón, una lata de leche condensada, 100 gramos de mantequilla, 200 gramos de galletas dulces, 4 cucharadas de azúcar, un chorrito de esencia de vainilla y cuatro medidas de mezcal.

¿Cómo se prepara? Para  la base: En un procesador moler las galletas hasta obtener un polvo e incorporar luego la mantequilla derretida. Forrar un molde desmontable con la mezcla y la ayuda de una cuchara. Cocinar en horno a 180 grados por una hora y dejar enfriar. Para el relleno: En un recipiente colocar el jugo y la ralladura de un limón, los huevos, la esencia de vainilla, la leche condensada, el mezcal y el azúcar. Llevar a baño maría y batir constantemente hasta lograr una crema espesa. Dejar enfriar para luego rellenar el molde con la base de galletas. Refrigerar por dos horas aproximadamente y servir decorado con rodajas de limón.