Para los amantes de los cítricos, aquí les enseñamos un postre a base de limón con una presentación súper original.

¿Qué se necesita? Seis limones, un pote de leche condensada, un pote de nata y jugo de limón.

¿Cómo se prepara? Cortar el extremo de los limones y vaciarlos. Extraer el jugo de la pulpa y reservar. Por otra parte, mezclar la leche condensada con la nata montada a medio punto y añadir el jugo de limón. Rellenar los limones vacíos con la preparación y llevar a la heladera por dos horas. Puedes colocar la rodaja que cortaste a modo de tapita. ¡Y listo! Ya tienes un postre súper ácido y rico para deleitar a quien más quieras.