Un postre caliente, perfecto para uno noche fría de invierno.

¿Cómo se hace? Se calienta nata en una cacerola y se le agrega chocolate amargo cortado en trozos hasta que se funda. Luego, fuera del fuego se incorpora leche condensada y listo. Además se puede aromatizar con algún licor, como de café o naranja.

¿Cómo es su sabor? Super chocolatoso.

¿Con qué se acompaña? Frutas de estación. Las preferidas son banana y frutilla. Pedacitos de bizcochuelo, galletitas, merenguitos. ¡Todo lo que pueda ser sumergido en la crema de chocolate!