Un postre súper rico y original, que combina dos exquisitos sabores frutales: coco y limón.

¿Qué se necesita? Para la espuma de coco: una taza de leche, un sobrecito de gelatina sin sabor, 3 claras, 75 gramos de azúcar y una pizca de sal. Para la gelatina de limón: 3 limones, 70 gramos de azúcar, media taza de agua y un sobrecito de gelatina sin sabor.

¿Cómo se prepara? Por un lado exprimir los limones y obtener la ralladura de la piel. Calentar en cacerola el jugo y la ralladura junto al agua y el azúcar y, una vez que rompió el hervor, incorporar la gelatina. Llenar copas hasta la mitad con la preparación y llevar a la nevera hasta que solidifique. Por otra parte, calentar la leche de coco e incorporar la gelatina previamente hidratada en agua. Dejar enfriar. Montar las claras con el azúcar y la pizca de sal. Incorporar el merengue a la leche de coco fría para formar la espuma de coco y completar las copas. Depositar en la nevera hasta el momento de consumir. Decorar con ralladura de limón.