Nació el 7 de enero de 1964 en Long Beach, California, Estados Unidos. Sobrino del legendario director Francis Ford Coppola, Nicolas Cage decidió cambiarse su apellido para evitar que la fama de su tío marcara su carrera. Para ello se inspiró en el personaje del comic Powerman, Luke Cage. Y es que el actor confesó ser un fanático extremo de los comics de superhéroes.

A comienzos de los ochenta, Cage consiguió adentrare en el mundo de Hollywood participando en la comedia Fast Times at Ridgemont High. En 1983 obtuvo su primer papel protagónico en el film Valley Girl, dirigida por Martha Coolidge.

Posteriormente, trabajó en varias películas de su tío Coppola. Pero el éxito le llegaría a fines de los ochenta con los films Moonstruck, coprotagonizada con Cher, y Arizona Baby. En 1995, Cage se consagró como actor al ganar un premio Oscar y un Globo de Oro por el drama Leaving Las Vegas, donde encarnó a Ben Sanderson, un hombre alcohólico que cae en un pozo autodestructivo luego de que su mujer lo abandonara.

Tras ser galardonado, el actor se convirtió en una de las estrellas más solicitadas de Hollywood, protagonizando thrillers y títulos de acción como The Rock, Con Air, Face/Off y Snake Eyes.

A lo largo del 2000 ha realizado películas de gran envergadura como Lord of War, drama sobre la tragedia del 11 de septiembre, Ghost Rider, basada en el comic de Marvel y Trespass, coprotagonizada junto a Nicole Kidman.

Además de ser un excelente actor y con casi cincuenta años, Nicolas Cage continúa causando suspiros de todas las mujeres. Estuvo casado con Lisie Marie Presley, la hija de Elvis, pero el romance duró poco. En 2004 se casó con la camarera japonesa Alice Kim. Por otra parte, estuvo involucrado en serios problemas financieros y fue arrestado por violencia doméstica y escándalo público. Sin embargo, nada logró opacar su fama y hoy sigue acumulando éxitos en su currículum de actor.