Nació el 9 de junio de 1981 en Jerusalén, Israel. Pero a los tres años se trasladó con su familia a Estados Unidos y  con quienes se instaló en Nueva York. Natialie siempre fue educada dentro de su tradición judía y aunque posee la doble nacionalidad, su corazón está en Jerusalén.

A los cuatro años, su madre la inscribió en una academia de baile y, durante su infancia, comenzó a realizar algunos trabajos de modelaje. Pero ella quería ser actriz. Su debut cinematográfico fue a los trece años, en la película El Perfecto Asesino, donde interpreta a Mathilda, una niña que queda huérfana luego de que su familia fuese asesinada, y es adoptada por un asesino a sueldo (Jean Reno), quien le enseña su oficio.

A lo largo de los noventa participó en varios títulos como Heat, Mars Attack y Todos Dicen I Love You. En 1997 fue elegida para realizar el papel de la reina y después senadora Padmé Amidala en los últimos tres episodios de Star Wars.

En 2003 se graduó de la Universidad de Harvard con un título en Psicología, pues Natalie siempre se preocupó por el estudio, sin importarle si ello arruinaría su carrera.

Dos años después protagonizó el film V de Vendetta de James McTeigue, en donde interpretó a Evey Hammond. Para el papel, la actriz se rapó toda la cabeza. Esta película, junto a Closer, permitieron que la joven se consagrara como una verdadera actriz.

En 2010 se estrenó un nuevo éxito: Black Swan, una historia dramática que gira en torno a una bailarina clásica elegida para protagonizar la serie del Lago de los Cisnes. Por este papel, Natalie obtuvo su primer premio Óscar a mejor actriz.

Natalie Portman, encanto, belleza y talento en una sola persona.