Para los lectores amantes de las novelas románticas, el nombre de Laura Kinsale no debe permanecer desconocido. Esta escritora norteamericana es una de las mayores exponentes contemporáneas del género de la novela romántica histórica y sus libros figuran entre los más vendidos de los últimos tiempos. Luna de agosto es un ejemplo de sus facultades narrativas y su poder para construir historias de amor dentro de grandes sucesos del pasado.

En el libro, Lord Ransom Falconer, duque de Damerell, llega un día a la morada de Merlín Lambournem, un conocido inventor, en busca del extraordinario artefacto que está construyendo, pues este elemento podría ser fundamental para ayudar a la Corona británica a derrotar a Napoleón. Pero el aristócrata no podría haber previsto que bajo el seudónimo de Merlín Lambourne se oculta una mujer, sumamente inteligente y seductora, que despertará en él una intensa atracción. Pero ella ha elegido dedicar su vida a la ciencia, por lo que la presencia del duque representa una gran contradicción. Sin embargo, a partir del avance de las tropas francesas, Merlín accederá de mala gana a quedarse en la finca de Lord Falconer. Y allí, una aventura de amor y guerra se desencadenará.

Luna de Agosto, recomendado para todos aquellos apasionados, que disfrutan de narraciones con un sentido real y ubicadas en escenarios históricos.