Valencia, 9 mar (EFEAGRO).- El tándem formado por los cocineros valencianos Evarist Miralles y Carlos Monsonís llevará al campeonato Bocuse d’Or de Europa los sabores mediterráneos y el clasicismo de la cocina valenciana, para conseguir la clasificación del equipo español en el Campeonato del Mundo de Cocina de 2013.
Miralles y Monsonís han practicado hoy la preparación de los platos que llevarán a Bruselas -donde se celebra el Bocuse d’Or de Europa en unas semanas- en la jornada “Cuina en Acció”, organizada por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).
Durante la exhibición han estado presentes muchos de los chefs de mayor prestigio del país como el pastelero Paco Torreblanca, el cocinero y entrenador del equipo español para el Bocuse d’Or, Ricard Camarena, o el reconocido jefe de cocina del Celler de Can Roca, Joan Roca, entre otros.
La jornada ha comenzado con la preparación del primer plato, “El lenguado y la gamba” en el que se ha utilizado naranja para amortizar el sabor del pescado así como una guarnición de espárragos que “recuerda mucho a la procedencia de los cocineros”, según ha explicado Evarist Miralles durante la presentación del plato.
“Para este concurso estamos obligados a hacer una cocina de 10 años atrás”, ha afirmado el cocinero.
El entrenador de Miralles y Monsonís para el campeonato, el cocinero Ricard Camarena, ha explicado a los periodistas la propuesta del equipo español, un menú “valiente y mediterráneo” cuyo componente subjetivo busca conquistar los paladares del jurado.
“Tenemos la parte objetiva controlada, la técnica es perfecta y el sabor nítido y elegante. Es una propuesta por nuestra tierra con un componente subjetivo que busca la diferencia”, ha explicado.
Camarena ha apostado por la estética pero sin olvidar los orígenes mediterráneos para que todo ello esté presente en el plato final, un camino en el que ha sido necesario, según ha explicado, realizar un estudio previo de los demás candidatos y de los ganadores de otros años.
“Tenemos que defender la postura mediterránea y no fijarnos sólo en los platos que han ganado porque así corres el peligro de perder la identidad propia y no llegar a ningún lugar”, ha considerado Camarena.
Además del lenguado, los concursantes deben preparar otro plato cuyo ingrediente principal será el pollo de Bresse, para el que el equipo español también ha apostado por los colores vivos y los sabores marcados, al igual que en el primer plato, ha explicado el entrenador.
“Las guarniciones son las que dotarán al plato de personalidad”, ha afirmado Camarena, quien ha destacado “la calidad” de los productos utilizados en la elaboración de ambas recetas.
En declaraciones a los periodistas, el maestro pastelero Torreblanca, miembro del equipo español en el campeonato, ha destacado la “necesidad” de adaptar el trabajo al gusto francés y del norte de Europa.
“El sabor y la presencia del plato deben ser impecables. Son jóvenes y tienen mucha ilusión, hay que apoyarles”, ha manifestado el maestro pastelero, quien además ha explicado que en otras convocatorias y con “mucho menos presupuesto” han conseguido colocarse en el primer puesto.
Otra de las integrantes del equipo espa√±ol para el Bocuse d’Or, Susi Díaz, ha señalado la “importancia” de aunar turismo y gastronomía y ha hecho hincapié en el “buen hacer” de los cocineros valencianos.
“La gente cuando viaja piensa en gastronomía por lo que hay que cuidar este aspecto para que haya un buen turismo. Además, el turista que piensa en gastronomía es un turista de nivel que al fin y al cabo es lo que interesa”, ha añadido.