viajes

Si hablamos de viajes hay muchísimo para ver. Pero hoy estuvimos investigando y encontramos algunos puntos de Europa que son conocidos por su encanto tan particular y que atrae a curiosos de todas partes del mundo. Sorprendentes castillos de película, el curioso pueblo de Popeye el Marino o el pueblito que vive sobre un lago son algunos de los atractivos que integran están lista. ¡No te la pierdas!

Hallstatt, un lugar de cuento en Austria

Montañas de fondo a orillas de un lago nevado en invierno y rodeado de bosques en verano…Así es Hallstatt, un lugar idílico, un pueblecito precioso con su torre de iglesia a orillas de un lago, rodeado de montañas, como sacado de un cuento de hadas. Etimológicamente el nombre procede de Hall, sal en celta, debido a las abundantes minas de sal que existen en el entorno.

Rothenburg ob der Tauber, el pueblo de Pinocho

El centro histórico de Rothenburg ob der Tauber es una de las atracciones turísticas más famosas de Baviera. Su conservación es tan buena que da la sensación de haber viajado hacia atrás sin necesidad de usar máquina del tiempo ni nada. Pero, ¿por qué es tan original este pueblo? Bueno, pues por ser el pueblo que inspiró la película de Disney Pinocho, y por tanto el lugar donde Geppetto fabricó a su querido niño de madera.

Bled, el pueblo del lago

En Eslovenia, Bled es un precioso pueblo localizado en la zona de los Alpes Julianos. Como destino para descubrir es una maravilla, y mucha gente lo visita atraída por su lago, lo más característico que tiene el pueblo y cuyo punto más bonito es la preciosa isla que hay en el centro. Allí hay una iglesia a la que se puede llegar en bote y desde donde se tienen unas vistas increíbles de las montañas.

Manarola, la costa italiana

Manarola, un pequeño pueblo de tradición pesquera, forma parte de los pueblos más bellos de Europa. Ubicado en un acantilado, con preciosas casas de colores, es uno de los denominados Cinque Terre, cinco pueblos caracterizados por localizarse en terrazas al borde del Mar de Liguria.

Monte Saint-Michel, el pueblo sobre una isla

Posiblemente, Saint-Michel sea uno de los sitios más bonitos de toda la Baja Normandía, en Francia. Para situarnos, Saint-Michel es un islote que se une a tierra por una pequeña carretera. En su cumbre está la abadía, coronada por una estatua del Arcángel San Gabriel. Además de su más que obvia belleza exterior, Saint-Michel es un paraíso desde dentro, con sus calles medievales y escaleras de piedra. Precioso y original al mismo tiempo.

El pueblo de Popeye, en Malta

Bueno, este último pueblo de la lista es más un parque temático que un pueblo pero, es ideal para curiosos. Pertenece a la localidad de Mellieha y en 1980 su construcción sirvió de decorado para rodar la película de Popeye. De hecho, pasear por sus calles es como convertirse en un dibujo animado.