¿Quieres verte divina a la hora de maquillarte? Con estos cinco trucos serás toda una profesional. ¡Toma nota!

1. Esconder ojeras

Limpia tu rostro con una loción de limpieza, luego colócate una crema hidratante con antioxidantes y vitamina A, C y E en las ojeras para disminuir la inflamación. Deja que la crema actúe durante 15 minutos. Pasado ese tiempo, aplica unas gotitas del corrector en la zona y con la yema del dedo anular da pequeños golpecitos hasta cubrir las ojeras; extiende suavemente desde la esquina interior hasta la esquina exterior del ojo. Es importante que no te excedas con la cantidad.

2. Eliminar el brillo del rostro

Este es un problema típico de las chicas con piel mixta o grasa. Un truco para impedir ese brillo poco atractivo es aplicarnos primer o prebase. Se coloca antes de la base, preferentemente en aquellas áreas propensas a la sudoración como la frente, nariz, bozo y barbilla. Este producto matifica la piel, de manera que no solo disminuye la sudoración del rostro sino que también ayuda a que el makeup dure más tiempo.

3. Delineado profundo

Para un maquillaje de noche, prueba los delineadores líquidos. Son muy fáciles de usar. Coloca un espejo boca arriba encima de la mesa para que puedas mirarte bien. Primero, delinea la línea donde nacen las pestañas con delineador lápiz. Luego, usando esa línea en lápiz como guía, traza el delineado con delineador líquido en delicadas y pequeñas pinceladas. Con este delineador obtendrás una mirada mucho más atractiva, ideal para la noche.

4. Labial máxima duración

Seguro te ha ocurrido de salir de casa con unos labios rojos súper sexies pero llegas a la fiesta y ya no tienes nada. Para que esto no ocurra aplica un poco de base en tus labios antes de colocar el lipstick. La base ayuda a que el maquillaje de labios quede concentrado y dure más tiempo. Recuerda también que es necesario aplicar dos o tres  capas de labial para obtener el color deseado. Al terminar, aplica un poco de polvo traslúcido para fijarlo en tus labios.

5. Iluminar la mirada

Una vez que hayas aplicado sombra de ojos y delineador, no puedes olvidarte de este truco: aplicar una pizca de sombra blanca o gris satinada en el párpado fijo, es decir, en el huesito de la ceja y difuminarla por la zona con un pincel o con tus dedos.