Aunque está ubicado en el centro de París, en Francia, Le Chateaubriand respira gastronomía española, pues su chef es el vasco Iñaki Aizpitarte. Con una impronta que rompe con los esquemas clásicos de los restaurantes franceses de alta cocina, en este lugar se sirven comidas de alta clase y creatividad, pero en un ambiente bien simple, similar al de un bar, con su tradicional barra de zinc, sus pizarras en la pared y sus típicas sillas de madera.

Los platos de Aizpitarte están muy influenciados por sus raíces vascas, pero se basan también en la experiencia acumulada a partir de sus múltiples y variados viajes. Con una inclinación muy particular por la deconstrucción de recetas clásicas, el chef ofrece una gran variedad de combinaciones audaces e imaginativas, pero con la característica particular de procurar usar la cocina en la menor medida posible, con la intención de no adulterar las texturas, colores y sabores originales de los alimentos.

En cuanto al menú, la propuesta es única. Pues Aizpitarte se encarga de renovarlo en cada estación para incluir los mejores productos y de la mejor calidad. Entre los platos más solicitados están las ostras de Normandía con frutos rojos, cebolla roja blanqueada con vinagre balsámico de manzana, gazpacho de repollo y limón fresco, o la langosta carbonara, una langosta a la plancha con espagueti grueso, loncha de nata y queso, cebolla marinada y parmesano.

En cuanto a postres, el favorito es el lingote de chocolate con base de caramelo y aceite de oliva, acompañado de mandarina en distintas texturas: espuma, sorbete y gelatina.

Le Chateaubriand, un pedacito de cultura española en el centro de Paris.