Moda Red carpet

Hace rato que no cubríamos una alfombra roja. Lo que pasa es que, en verano, las grandes galas desaparecen y las celebrities se toman un descanso. Pero por suerte, estuvimos en la entrega de los premios ESPY para volver a ver moda en la red carpet.

Todos los años, la cadena estadounidense ESPY premia a lo más destacable del deporte y algunas caras conocidas no se perdieron la cita, como Selena Gomez que escogió un vestido corto de Dolce & Gabbana en rojo pasión con su encaje habitual y múltiples aplicaciones en pequeños cristales y lo combinó con unos zapatos de Casadei.

Pero de toda la gala, la mejor vestida nos pareció que fue Olivia Wilde, quien lució una maxifalda de tubo y un top negro de A.L.C. que dejaban ver panza, algo que se está imponiendo como tendencia. Conjuntando el look, unas sandalias de Jerome C. Rousseau.

El vestido de J. Mendel que escogió Malin Akerman nos gustó mucho. Solo que la actriz no logró sacarle el máximo partido pero supo escoger bien, al igual que con las sandalias de Giuseppe Zanotti.

Lake Bell también optó por un Dolce & Gabbana donde no faltaron los detalles reconocidos de la firma. Verde musgo y encaje cubrieron su bello cuerpo, aunque nos parece que en cuanto a peinado y maquillaje faltó mucho trabajo.

Por último, Maria Sharapova también vistió un J. Mendel que le quedaba divino. Un diseño súper original de tonos claros y diferentes texturas, algo que no le queda bien a cualquiera, pero que la tenista supo muy bien cómo lucir.