Más allá de la portada con una niña y un osito de felpa, Las aventuras de la princesa y el señor Fu no es un cuento para niños. Puede que por sus ilustraciones o por su título lo parezca, pero no son más que las apariencias. En verdad, se trata de un cuento para adultos que tengan un sentido del humor y que conserven su apreciación por los cuentos de hadas a la vieja usanza. Esta historia tiene tres finales. Si se detiene la lectura en uno u otro, el cuento es totalmente distinto. Hay un final tierno y otro espantoso. El último es el final real.

Este librillo ha recibido críticas estupendas, siendo su principal característica darle un giro lúgubre a los cuentos infantiles ilustrados.

Patrick Rothfuss, nacido en Madison, Wisconsin, en 1973, saltó a la fama con su primera novela, El nombre del viento, traducida a veintiséis lenguas. Amazon.com lo seleccionó entre sus diez «joyas ocultas» de 2007 y le dedicó una reseña entusiasta. Lectores de todas las edades lo recomiendan fervorosamente.