Desde los inicios de la historia sabemos que la mujer que tiene pelo lacio lo quiere con rulos y viceversa, pero lo importante es aprender a aceptarse como uno es o, si es imposible, obligar al cabello a adaptarse a nuestros gustos. Antes esto era prácticamente imposible, pero ahora existen una infinidad de métodos y productos para que las mujeres se sientan a gusto con su tipo de pelo. Las planchitas y las cremas para peinar han salvado a más de una muchacha en apuros, pero ¿cuáles son los beneficios y las desventajas de ambos tipos de cabellera?

El cabello lacio es super versátil, por lo que es ideal para experimentar diferentes tipos de cortes y usar con flequillos. Además, es perfecto para llevarlo bien corto, estilo hombre o carré. Aunque es muy fácil de peinar, el mayor problema con este tipo de pelo es que al ser chato siempre está falto de volumen y puede no dar un lindo contorno a la cara. Por eso es recomendable utilizar cortes en capas para que le den una estructura vaporosa a la cabellera.

Por su parte, el cabello rizado posee una gran característica: es sumamente sexy, debido a su gran volumen. Aunque suele enredarse fácilmente, hoy existe un sinfín de productos en el mercado que ayudan a mantener los rulos en su lugar y sin friz. La mejor forma de usar este tipo de pelo es con la melena bien larga, sobre todo si los rulos son pequeños. Pero si son más bien grandes, quedan muy bien con un medio corte.

Y tú… ¿con cuál te quedas?