No es una novedad saber que a las madres recientes les cuesta dormir los primeros meses luego de la llegada del bebé; hay muchas explicaciones para ello, sobre todo el cuidado del infante. Sin embargo, un nuevo estudio nos da algunas razones específicas por las cuales la maternidad puede interferir en tu descanso.

Aunque no lo parezca, según el trabajo realizado por la Escuela de Enfermería de la Universidad de Wisconsin, la razón más común para la pérdida de sueño en nuevas madres tiene que ver con el hecho de compartir cama.

¿Afecta a todas las madres por igual?

Un gran número de nuevas madres que tiene problemas para dormir señaló que compartían su lecho con sus parejas masculinas, mientras que porcentajes más bajos dijeron que compartían descansos con hijos mayores y un número aún menor con el nuevo infante.

Aunque no queda claro cuál es la relación de compartir cama con el hecho de dormir tras dar a luz, se trata de un factor común entre las madres a las cuales les cuesta conciliar el sueño tras traer un nuevo bebé al mundo, especialmente aquellas con dificultades económicas.

Este estudio demostró también que aproximadamente el 69% de las mujeres saludables que daban a luz a niños sanos procedían a dormir con el televisor encendido toda la noche, lo que causa que la calidad del sueño disminuya considerablemente. Mientras que el 85% afirmó consumir cafeína y otras sustancias que podrían privar del sueño. 

Conclusiones

Así que además de tener a su nuevo infante necesitando cuidados toda la noche, las pocas horas de sueño se ven interrumpidas por factores externos como la televisión y la ingesta de cafeína. Fuera del cuidado del bebé, existen elementos que pueden ser controlados para brindar más cantidad y mejor calidad de sueño a estas mujeres.

De tal forma este estudio ha demostrado (por si había alguna duda) que la maternidad cambia los patrones de sueño para obligarte a dormir mejor y no sentirte tan cansada los primeros meses de tu bebé. Con las debidas modificaciones a la forma y los patrones para dormir, de seguro podrás encontrar una manera en la que lograrás descansar mejor.

Probablemente tendrás que cambiar algunos hábitos que tenías para que puedas adaptarte a tu nueva vida como mamá y todos lleven una vida más saludable en familia, ya sea tomando siestas en solitario o disminuyendo el consumo del café y la televisión.

¿Eres una nueva mamá que tiene problemas para dormir? ¡Cuéntanos tu experiencia!