El actor más bromista de la mítica serie Friends, Matthew Perry, posee una inmensa casa situada en una de las zonas más chic del barrio de Hollywood Hills, la calle Bird Street.

La mansión cuenta con cuatro dormitorios, cinco baños, una sala de cine y una gran terraza con una gran piscina y las mejores vistas a la ciudad de Los Ángeles.

Todas las habitaciones tienen inmensos ventanales que dejan entrar muchísima luz natural.

Pero además, cada rincón del hogar está dotado de la última tecnología. Hay varios soportes para iPod y iPhone repartidos por toda la casa, como si fuesen enchufes. Hay también altavoces en la terraza, un gran televisor de plasma en el living y otro en el cuarto de baño principal. Parece que Chandler es un adicto a las nuevas tecnologías.