KATE

El miércoles se llevó a cabo el esperado bautizo del pequeño Príncipe George, y como era de esperar, Kate Middleton deslumbró con su elegancia y buen gusto.

La Duquesa de Cambridge estaba sencillamente espectacular con un vestido color crema con detalles en bolados de la misma diseñadora de su vestido de boda, Sarah Burton, para la casa Alexander McQueen.

Por supuesto, Kate también lució un delicado tocado del mismo color, como en todo evento de la realeza, y unos stilettos en crema que complementaron el look de manera sublime.

El atuendo del pequeño príncipe George también merece una mención aparte. El adorable heredero, que cumplió tres meses de vida este martes, parecía un ángel en su trajecito cristiano de satén blanco y encaje Honiton, que replicaba el usado por la princesa Victoria en 1841. La reina Isabel II mandó a hacer la copia del manto en 2008 para preservar el original, que había sobrevivido más de un siglo de portadores y lágrimas y que ahora está en el Museo de Londres.

El bebé y sus orgullosos padres se reunieron en la capilla junto a miembros de la familia como la Reina, el Príncipe Carlos, el Príncipe Harry, Carole y Michael Middleton, y James y Pippa Middleton para participar en la ceremonia del sacramento que duró 45 minutos y estuvo presidida por el Arzobispo de Canterbury.

Después del bautizo, el grupo se dirigió a la casa de los Clarence para celebrar en un brindis ofrecido por el Príncipe Carlos y su esposa, Camilla, Duquesa de Cornwall.