La cantante Jessica Simpson logró bajar 27 kilos y volver a su peso original antes de quedar embarazada y engordar.

La rubia, además de hacerse conocida por sus canciones, siempre llamó la atención gracias a sus lindas curvas.

Pero se ve que la maternidad le pegó fuerte y llegó a subir 27 kilos durante el embarazo de su primer hijo.

Por suerte, una empresa de productos para adelgazar la contrató como imagen de su marca y le ofreció una dieta infalible para volver a su peso saludable. Y aunque al principio costó, Jessica pudo superar sus problemas de sobrepeso y lucir volver a lucir un cuerpo despampanante.

Recientemente explicó que su dieta se basa en tortillas de huevo, pollo, brochetas de camarones y varios batidos dietéticos al día.