Nació el 9 de septiembre de 1960 en Londres, Inglaterra y es descendiente de un importante linaje escocés. Al parecer, el actor era un muchacho muy inteligente y, al terminar la escuela, consiguió una beca para estudiar literatura inglesa en uno de los institutos dependientes de la famosa universidad de Oxford. Fue allí donde tuvo su primer contacto con la actuación al ingresar en el club de drama de la facultad, aunque solo lo tomaba como un pasatiempo. Se graduó con honores y pronto comenzó a trabajar como escritor de guiones de publicidades y como crítico de libros, y de a poco comenzó a adentrarse cada vez más en el espectáculo, participando en diferentes proyectos.

Su primer papel cinematográfico fue en Maurice en 1987. Pero su carrera se despegaría a principios de los noventa. En 1992 interpretó a un fastidioso turista inglés en el film Bitter Moon, dirigido por Roman Polanski y dos años después llegaría el film que lo lanzó a la fama: Four Weddings And A Funeral, por la que ganó un Globo de Oro y un premio BAFTA a mejor actor.

En 1996 debutó como productor con el thriller Extreme Measures, el cual fue un fracaso comercial, además de recibir las peores críticas. Pero Hugh supo como reflotar. El mismo año protagonizó la comedia romántica Notting Hill, junto a la hermosa Julia Roberts. La película se convirtió en una de las más exitosas y con mayores recaudaciones del Reino Unido y la ternura del actor logró cautivar a todas las mujeres.

El inicio del nuevo milenio lo encontró con el privilegio de trabajar con el famoso director Woody Allen en el film Small Time Crooks. Y al año siguiente encarnó al mujeriego Daniel Cleaver en Bridget Jone’s Diary. El éxito fue absoluto, lo que le valió la realización de una segunda secuela y en 2013 se estaría estrenando una tercera parte de la historia.

Últimamente ha trabajado en varias comedias románticas como Two Weeks Notice, junto a Sandra Bullock, Love Actually y Music and Lyrics, coprotagonizada con Drew Barrymore.

Hugh Grant, un actor cautivador, tierno, sexy y simpático que ha sabido conseguir su lugar en Hollywood.