En una de las galas más esperadas del año, en la que se premia al cine y la televisión estadounidense, Ben Affleck fue uno de los principales protagonistas.

Y es que el actor se llevó dos de los premios más ansiados. En primer lugar, fue galardonado con un Globo de Oro como mejor director por la película Argo y después, el film fue consagrado como la mejor película del año.

Los Miserables, de Tom Hopper, fue consagrada como el mejor musical y Hugh Jackman, su protagonista, redondeó una gran noche al quedarse con la estatuilla al mejor actor.