Si tienes una fiesta de disfraces y no has tenido tiempo de alquilar un súper disfraz, a no desesperar. Aquí te damos ideas de disfraces súper fácil de hacer, que te sacarán del apuro y te harán ver divina.

Disco: Busca algún vestido viejo de tu mamá, tu tía o tu abuela, de la época en que ellas iban a bailar. Cuanto más colorido es, mejor. Sobre todo si tiene colores fluor y llamativos. Utiliza unas bucaneras negras en los pies y coloca una vincha en tu cabeza. Puedes recoger un poco tu cabello para darle volumen. Por ultimo, maquíllate con un look pin up.

Hippie: Un vestido floral, o una maxi falda con una camisola en color pastel, son perfectos para un look hippie. Deja tu melena suelta y con ralla al medio y colócate una fina cinta marrón en tu frente. Puedes trenzar algunos mechones. Complementa con unos lindos anteojos redondos y un collar con el símbolo de la paz.

Sexy Wanda: Simplemente necesitas una mini de jean azul, una musculosa rallada en rojo y blanco, unas medias con el mismo entramado y bien largas, un gorrito blanco y rojo y unos anteojos.

Vaquerita: Combina un mini short con una camisa blanca y un pañuelo rojo en el cuello. Añade una chaqueta marrón y unas botas estilo vaqueras, también en color marrón. Por último, un sombrero y unas pistolas de juguetes completarán tu look.

Rockera: Con una mini y un corsé simil cuero, unas medias de lycra negras rotas y unos borcegos negros puedes armar este disfraz. Consigue alguna guitarra de juguete y maquíllate con un fuerte delineado y labios negros. También puedes utilizar una leggings rotas, en lugar de la mini. Otra alternativa es vestir un jean roto super skinny y una remera de los Rolling Stones, pelo suelto y desprolijo, y labios rojos furioso. Así, serás una fanática del rock.