Comenzar una relación con alguien recién separado puede tener sus cosas a favor pero también sus cosas en contra. Si estás comenzando a salir con un hombre que atraviesa esta situación, déjame contarte qué es lo que pasará. No te pierdas lo que sigue, ¡ven!

Puede ser que no esté del todo alegre

Esta es una de las cosas que más perjudican a cualquier relación, sobre todo cuando hay una separación reciente. Mi consejo es que le tengas paciencia y esperes a que la herida cicatrice.

Tendrás que comprender que sus hijos son la prioridad

Es algo a lo que te vas a tener que acostumbrar. Él hará todo lo posible por ver a sus hijos y eso no lo dejará de hacer por ti ni por nadie.

Papeles y más papeles

Si se trata de un divorcio o de una separación luego de muchos años de convivencia, algo de lo que serás testigo y por lo que tendrás que armarte de paciencia son las discusiones en lo que respecta a la separación de bienes, a los papeles del divorcio y a la mudanza.

Tu pareja estará completamente perdida

Por lo general los hombres tienen menos hábitos en lo que respecta al cuidado del hogar y la mayoría no sabe hacer muchas de las cosas de la casa. Ten paciencia pues cometerá miles de errores en la cocina o en el lavado de la ropa, siempre y cuando se vaya a vivir solo, claro está.

Vas a tener que soportar los llamados de su ex

Lamentablemente, una de las cosas negativas que trae el salir con un hombre recién separado son las llamadas a su ex. Es un problema sobre todo si aún sigue enamorado (cosa que puede pasar, no siempre los recién separados olvidan a sus ex parejas de un día para el otro).

Puede ser que lo notes distante, preocupado y que no deje de hablar de su ex todo el tiempo. Solo es cuestión que te armes de paciencia y esperes a que él se estabilice. Mientras tanto haz lo más que puedas para ayudarlo si es que tienes deseo de seguir con la relación. Verás que con el paso de los días él se estabilizará y podrán disfrutar ambos de esta nueva relación que, como todas, puede tener sus altos y bajos pero en la que ambos pueden ser muy pero muy felices.