MIMIMAURAUntitled-1

Mimi Maura y su banda siguen desparramando alegría y esas sensaciones tan especialmente agradables que los ritmos jamaiquinos como el ska, el rocksteady y el reggae logran.

El grupo se presentó en Niceto Club en Buenos Aires. Mimi y ocho músicos sobre el escenario con vientos, percusión, teclados y cuerdas, se encargaron de que el clima del concierto fuera muy distante al frío de la ciudad en esta época del año. Es que su música, la manera tan especial que tienen de interpretarla, y de llegar a su público, hicieron, una vez más, un show del que te sientes parte y disfrutas cantando y bailando. Luego de haber estado de gira por Japón, el espectáculo fue un recorrido por temas ya conocidos, covers deliciosamente interpretados y la presentación de dos nuevas canciones que grabaron en tierras orientales, y que formarán parte del nuevo disco en el que la banda está trabajando.

Justo antes de uno de los shows, Mimi se tomó unos minutos, y habló con Glitz* sobre su música, y la banda:

Naciste en Puerto Rico; creciste allí, en Chicago y en la Ciudad de México, y luego desarrollaste gran parte de tu carrera en Argentina. ¿Cómo crees que el vivir en varios países influyó en tu manera de hacer música?

Recibí influencia de distintas culturas. Mi papá era músico, y entonces vivíamos un poco su vida, si él se tenía que ir para otro país, nosotros nos íbamos con él. Por lo tanto, la música siempre estaba presente en mi casa. A mi mamá le gustaba el bolero, y la salsa. Yo tenía el disco de mi papá y era muy fanática de su música. Así que siempre recibí mucha influencia de distintos tipos de música. En Puerto Rico, por ejemplo, tanto la salsa como la música típica, son muy populares. El folclore puertorriqueño se toca en tiempo de Navidad, porque el festejo se hace con esa música, y les llamamos asaltos navideños. Sale todo el mundo a tocar en la calle, especialmente con instrumentos de percusión de mano, es divertido.

A veces se dice que la música es otra manera de comunicarse. ¿Qué crees que la música te permite transmitir, que de otra manera sería más difícil?

El hecho de poder cantar, y cuando estoy arriba del escenario es la manera que a mí me resulta más fácil para comunicarme. Me gusta poder interpretar lo que canto, y definitivamente trato de expresar cosas buenas, y no malas. Pero uno siempre trata de poder transmitir lo que siente, ¿no? Son sentimientos que a veces es más difícil ponerlos en palabras.

Y hablando de interpretar lo que cantas, y de transmitir sentimientos, ¿cuánto hay de ti en “Yo no lloro más”? Una canción que hiciste muy conocida.

Es una canción que conozco por La Lupe y que escribió Myrta Silva, una compositora puertorriqueña de los años ’40. Enseguida que la escuché la puse en mi lista de temas que quería cantar, y a los chicos de la banda también les encantó. Cuando elijo una canción que no sea mía o de Sergio [Rotman, su marido, con quien inició la banda], también tengo que sentirla como propia, y poder identificarme de la misma manera como con cualquiera de las canciones nuestras.

Con Sergio, ¿en qué se inspiran para componer o para elegir canciones para interpretar?

Cada uno tiene ideas, y nos las vamos pasando el uno al otro enriqueciéndolas en el ida y vuelta. Eso nos resulta muy interesante para trabajar los temas.

¿Y cómo creen que es el público que los escucha, que los sigue y va a sus shows?

Ya hace un tiempo que venimos tocando, así que tenemos una idea de la gente que nos escucha. Tenemos mucha suerte de tener un público tan cariñoso y amable, y que nos sigue porque les gusta lo que hacemos. Siempre está al tanto de en qué estamos, de cuándo vamos a tocar. Nosotros hacemos lo que nos gusta, y esperamos que la gente lo disfrute también.

Estuvieron en Japón el año pasado y recién han regresado de otro viaje. ¿Cómo llegaron a tocar allí?

Hace tiempo que nos estaban invitando a ir. Tenemos un amigo que es argentino-japonés que se llama Shogo y está viviendo hace más de 10 años en Japón. Él es productor de música, y nos invitó a participar del festival Fuji Rock el año pasado, y nos plegamos a una banda de allá.

¿Por qué volvieron este año?

Es que nos llevamos tan bien con esa banda, que se llama Ishikawa Michihisa Session y que toca reggae y rocksteady como nosotros, que la onda dio para volver. ¡Eso que no hablábamos el mismo idioma! Nuestro amigo nos ayudaba a entendernos, y fue tan maravilloso que nosotros decidimos grabar algunas canciones allá, y por eso volvimos. Ellos tienen un disco instrumental y hay dos canciones a las que les tomamos mucho cariño. Les propusimos grabarlas con letras que nosotros les pusiéramos. A ellos les pareció buenísimo, y allí viajamos. Grabamos, y una vez allá salieron seis fechas. ¡Y yo que quería tomarme unas vacaciones, pero terminamos yéndonos de gira! Fuimos a distintas ciudades, fue bien intenso, pero maravilloso.

Y luego de esta charla Mimi terminó de prepararse para salir bella como siempre y dar un gran concierto. El nuevo disco aún no tiene fecha de salida ni nombre, pero es probable que podamos escucharlo completo antes de fin de año. Esperemos pues, por unos buenos latinazos.

Txt: Lucila Mansur
Ph: Gabi Sibilla