A través de un comunicado se desmintió la hipótesis de que Kate y William esperan mellizos y se confirmó la fecha en la que ella dará a luz.

“Sus altezas reales el duque y la duqesa de Cambridge están encantados de confirmar que esperan un bebé para julio”, señala el documento emitido por la Secretaría del príncipe William, segundo en la línea de sucesión al trono británico.

El texto también dice que la salud de su esposa “continúa mejorando” después de haber transitado con superación el primer trimestre de gestación. El panorama es alentador para la llegada del bebé real.

En diciembre, la joven había sido hospitalizada debido a una hiperémesis gravídica, una forma severa de náuseas y vómitos padecida por una pequeña proporción de gestantes que se acompaña de pérdida de peso y deshidratación.

Este suceso obligó a la realeza a anunciar precipitadamente la llegada del futuro heredero, antes de que Kate alcanzara las doce semanas de embarazo.

En el último tiempo, la duquesa no tuvo muchas apariciones en público. La última fue cuando visitó la National Portait Gallery para la presentación de su altamente criticado primer retrato oficial.