Seguro te ha pasado, tu hijo tiene un amigo favorito al que va a visitar con frecuencia a su casa. Y probablemente te estés preguntando, ya que tu hijo pasa tanto tiempo en su casa, si deberías tratar de estrechar los lazos con los padres de ese niño.

Así que, ¿es necesario hacerse amiga de los padres de los amigos de nuestros hijos?

Por qué deberías hacerte amiga de otros padres

Esto lo aprendí en base a una experiencia personal: conviene acercarse a los padres de los amigos de tu hijo.

En mi caso, cuando mi hijo iba al jardín de infantes, se hizo mejor amigo de un niño con quien, después del jardín de infantes, fueron a la misma escuela, y la amistad siguió creciendo. Durante ese tiempo yo conversaba con la mamá del niño a la entrada y la salida del jardín, y luego de la escuela, pero como mi hijo no iba frecuentemente a su casa, no me preocupé por profundizar la relación, especialmente porque no sentía que tuviésemos nada en común.

Sin embargo, cuando mi hijo empezó a pasar algunas tardes en casa de su amigo, decidí aceptar la invitación de su madre a tomar el té. Para mi horror, vi como su aparentemente inocente niño de 7 años jugaba al GTA de forma extremadamente violenta, al punto de matar mujeres a golpes y patadas en el juego. ¡Una influencia a la que no deseaba exponer a mi hijo!

Ayúdalo a escoger buenas amistades

En la historia que te conté, esa fue la sentencia de muerte de esa amistad, y mi hijo ya no tuvo permiso para ir más a su casa. En su lugar lo estimulé para desarrollar otras amistades, asegurándome de conocer un poco más a los niños y a sus padres antes de dejarlo ir a jugar a su casa.

Si bien creo que no siempre es necesario ser amigas de los padres de los amigos de nuestros hijos, considero que conviene acercarse lo suficiente para saber con certeza con qué clase de personas está pasando el tiempo nuestro hijo, tanto adultos como otros niños que vivan en esa casa.