Si pensabas que elegir guantes era algo sencillo, pues te diremos que hay un montón de aspectos a tener en cuenta si quieres que tu compra sea eficiente. De otro modo terminarás comprando guantes muy finos y te terminarás congelando todo el invierno. Lo mismo si eliges guantes muy pesados; se te complicará manipular las cosas con ellos puestos.

Como comprar guantes no es una tarea fácil aquí te proponemos algunos consejos útiles a la hora de decidirte. ¡Y anímate a probarte todos hasta que encuentres los que mejor se adaptan a ti!

Guantes de cuero

Si quieres mantener cierta apariencia, por ejemplo, para ir a la oficina, te conviene elegir unos guantes de cuero. Este tipo de guantes es muy elegante, se ven geniales y son muy calentitos. ¡Pero ten cuidado en no mojarlos!

Si precisas guantes todoterreno, que sirvan para nieve y temporadas de fríos helados, te conviene elegir los que vienen con material de PVC para la mano, que mantienen mucho más el calor.

Guantes para esquiar

Si eres de las que esquían, es importante que tengas en cuenta el clima para donde los usarás ya que unos guantes muy gruesos en una zona cálida pueden ser muy incómodos para practicar este deporte. Los que tienen lana o pluma en su interior son ideales, pues mantienen el calor de las manos. Para el exterior, procura que sean materiales fueres como el nylon que también es resistente al agua.

Guantes de lana acrílica

Siempre es bueno tener un par extra de guantes solo por si acaso. Los guantes de acrílico son una buena opción para mantener tus manos abrigadas de los crudos fríos del invierno. Hay en diversos estampados y colores, y por lo general tienen bajo costo. Este tipo de guantes son los más comunes y lo bueno es que ofrecen diseños lindos y atractivos que puedes incorporar a tu look.

Guantes criogénicos

Si tu invierno lo pasarás bajo mucho hielo y nieve, es conveniente que te decidas por una opción resistente al agua. Los guantes criogénicos son la mejor opción; te permitirán mantener las manos completamente secas en todo momento a pesar de que te expongas a las condiciones más frías. Si bien son más caros que los guantes comunes, vale la pena si necesitas protegerte del clima.