La modelo holandesa Doutzen Kroes, uno de los "ángeles" de Victoria´s Sectet, en los anuncios para Tiffany & Co. La modelo holandesa Doutzen Kroes, uno de los "ngeles" de Victorias Sectet, en los anuncios para Tiffany & Co.

Nos levantamos temprano y la tele muestra un numerito muy bajo. Sí, es lo que indican los termómetros, esas bajas temperaturas que parecen no querer abandonarnos. Entonces, en el momento de elegir qué ponernos la idea principal es que no sientas demasiado frío ni demasiado calor, que te sientas confortable y puedas combinar el abrigo o la campera con tus diferentes outfits.

Para ellos, lo mejor es utilizar la técnica de capas. A continuación, te contamos de qué se trata.

Cada capa tiene un significado propio y pueden combinarse de forma diferente de acuerdo a las condiciones climáticas, a tus necesidades  o a la intensidad de la actividad física que estés practicando, para controlar la transferencia de calor y prevenir la incomodidad. Las capas básicas son:

1. Capa interior. Es la más cercana a la piel. Su función es mantener la humedad alejada de la piel. Inclínate por prendas respirables y no absorbentes, preferente de algún material sintético como poliéster o polipropileno. A pesar de lo que la mayoría creemos, es fundamental no usar algodón en la capa cercana a la piel. ¿Por qué? Porque el algodón, al ser una fibra natural, absorbe completamente la humedad del cuerpo y demora mucho en secarse. Entonces, por ejemplo, entramos al subte con una temperatura baja; pero abajo hace mucho calor y transpiramos. Salimos del subte y tenemos la remera mojada, entonces sentimos frío, por más que estemos muy abrigadas. Las telas sintéticas, en cambio, dejan pasar la humedad corporal, y además secan rápido.

2. Capa media: el nivel del aislamiento. Su función es atrapar el aire frío que viene del exterior y no permitir que llegue a la piel. Lo mismo que en el caso anterior, se recomiendan prendas de fibras sintéticas porque mantienen sus propiedades aún cuando están húmedas. Son más livianas y dan más libertad de movimiento. Además, debe ser corta-viento, ya que la acción de éste es uno de los principales factores que contribuyen al descenso de la temperatura corporal. Cuando buscamos prendas muy abrigadas, la capa aislante puede tener rellenos de 2 tipos: naturales (pluma) o sintéticos.

3. Capa exterior: protección frente al clima. Este es el “caparazón” y se conoce comúnmente como “outerwear”. Cubre y protege las demás capas: debe ser impermeable (para proteger de la lluvia), respirable (para dejar escapar la humedad del cuerpo) y cortaviento.

¿Lista para combatir el frío?