Saber cómo planificar y llevar a cabo un viaje en coche con los pequeños te aportará la seguridad y tranquilidad que necesitas para conducir. Y es una gran ventaja porque de algún modo les transmites a ellos esa paz y por eso ellos también lo viven diferente. ¡Aprende a cómo hacerlo!

Recurre a la música

Siempre hay canciones familiares de esas que a todos nos gusta escuchar y cantar sin importar la edad que se tenga. Puedes alternarlas con otras exclusivamente infantiles para entretener más a tus niños mientras viajan. Una buena idea puede ser poner música solo de a ratos para que ni ellos ni tú se cansen. De este modo, será como algo para hacer y compartir entre todos, más allá de que tengas que conducir.

Si ya entienden…

Si tus hijos tienen una edad para entender lo que les dices, entonces habla con ellos. Cuéntales acerca del viaje, si será largo o corto, qué es lo que harán en cada parada y qué esperas de ellos. Hacerlo no te garantizará que todo sea perfecto, pero al menos, en caso de ser necesario, podrás recurrir a la frase “habíamos hablado antes de salir de casa con respecto a las normas durante el viaje”.

Las obviedades…

Si este es tu primer viaje por carretera con niños o no lo haces con mucha frecuencia, puede que se te olviden cosas que para otros son obvias, por eso viene bien recordar llevar toallitas húmedas, mudas de ropa a mano (no en la maleta), snacks saludables, agua, bolsas plásticas. ¡Qué no olviden llevar los típicos objetos como el peluche favorito, un libro de cuentos o actividades para pintar!

DVD en el coche

Hoy en día, con tanta tecnología, los viajes se pueden hacer mucho más amenos que antes. Haz una excepción y deja que utilicen aunque sea de a ratos una consola de juegos, la tablet o miren una película en DVD, seguro que valdrá la pena para ambas partes.

Déjales espacio

En ocasiones los padres estamos demasiado pendientes de los niños y al final tampoco los excesos son buenos. Por eso, en algún momento durante el viaje deja que miren por la ventana y hasta se duerman de aburrimiento. Eso también es parte de la normalidad de un viaje en coche y a la vez, es bueno que así sea porque de lo contrario sería como si tuvieran que estar constantemente ocupados o haciendo algo.

Por último, intenta disfrutar del viaje, respira profundo y deja que las cosas transcurran sin darle más importancia de la que realmente merecen. De este modo evitarás estresarte innecesariamente y los niños también estarán más tranquilos. ¡Buen viaje!