Ya en la antigüedad, las grandes civilizaciones consultaban los oráculos, las señales de los astros en los cielos e, incluso, los eventos atmosféricos, para indicarles a los padres la suerte que el destino tenía preparada para el nuevo ser por llegar.

Hoy, nos convertimos en pitonisas para revelarte la personalidad de tu futuro hijo según su signo.

El niño de Capricornio

Si tu niño es nacido bajo este signo, estás frente a un niño que será práctico y le encantará recibir recompensas por sus logros. Pondrá todos sus esfuerzos para conseguir lo que desea, y generalmente lo conseguirá. Es un excelente hermano mayor, porque acepta la responsabilidad con mucha seriedad. Uno de los desafíos de los niños de Capricornio es aprender la flexibilidad, es decir, que puedan comprender que no hay una única manera de ver las cosas y que el mundo puede ser de acuerdo al cristal con que se lo mire.

El niño de Acuario

Prepárate para sorprenderte con una inagotable creatividad y originalidad, ya que tu hijo acuariano te hará danzar al ritmo de un tambor candombero. Será súper sociable y nunca le faltarán amigos, sin importarle las diferencias de sexo, raza o credo. Amante de la libertad y de la individualidad, necesitará su propio espacio donde desarrollarse, el cual demandará que se le respete. Su ansia de experimentación lo llevará a probar diferentes caminos para lograr sus objetivos, y es  por eso que, lamentablemente a veces, se sentirá frustrado.

El niño de Piscis

Soñadores incansables, necesitan de la fantasía tanto como del aire para vivir; son tiernos y amables y necesitan continuamente de tu mirada y tu aprobación. Por su enorme y solidario corazón, deberás ayudarlo a entender que no siempre la mano que se acerca a él es una mano amiga, y ayudarlo a superar la frustración.

El niño de Aries

Los arianos son líderes naturales, de temperamento apasionado, creativo e inquieto, como emulando al dios Marte de la guerra. Valientes y enérgicos guerreros, nacidos para cumplir grandes proezas, los arianos no le rehuyen a su destino, lo que los convierte, por momentos, en personas un tanto difíciles para lidiar. Honestos al extremo, podrá decirte algunas veces las verdades como puñales y deberás enseñarle a contener sus rabietas.

El niño de Tauro

El niño de Tauro se toma sus responsabilidades con mucha seriedad; podrás encargarle el cuidado de tu jardín o de tu mascota con absoluta tranquilidad. Conocerán el mundo a través de sus sentidos, necesitan palpar para conocer, escuchar y degustar para disfrutar. Un poco perezosos, será preferible que no lo sobrepases de actividades, ya que tienden a perder la perseverancia si se sienten agotados.

El niño de Géminis

Los geminianos son niños de mente rápida, muy comunicativos, sociables y encantadores. Mantén su mente activa proporcionándole rompecabezas y libros en los cuales pueda saciar su curiosidad. Descollará en la escritura y la lectura, así como en el debate, y deberás estar preparada para sus constantes cambios de estados de ánimo, lo que te promete diversión y entretenimiento.

El niño de Cáncer

El niño de Cáncer se caracteriza por sentirse más cómodo dentro de su hogar y rodeado por su familia, que en actividades en el exterior. Por eso, cuando sales de vacaciones, seguramente te pedirá que le lleves su mantita o peluche preferido. Cautelosos y sensibles por naturaleza, les gusta ajustarse a hábitos para mantener su rutina y sentirse seguros.

El niño de Leo

Salvajes en el exterior, sensibles por dentro, así son los leoninos. Una palabra dura o dicha de más puede herir terriblemente su noble corazón, por lo cual deberás prestar especial atención cuando le hablas, para que no se sienta lastimado. Podrá convertirse en el líder de su grupo de amigos y a partir de ahí, nada lo parará hasta llegar al estrellato. Si hay una oportunidad para brillar, irá tras ella.

El niño de Virgo

Naturalmente prudentes, necesitan medir los pro y los contras, antes de tomar una decisión, por eso generalmente son tildados de quisquillosos. Prolijos y amantes del orden, perfeccionistas hasta la médula, deberás calmar su ansiedad por la perfección, construyendo de esta manera su confianza.

El niño de Libra

Los librianos son los eternos conciliadores, por eso no te sorprendas si cuando hay una discusión en tu hogar, tu pequeño oficia de juez de paz. Su gran preocupación es vivir en armonía, por eso harán todo lo posible por lograrla. Amables y dulces, muchas veces sus ansias por agradarle a todo el mundo pueden traerle consecuencias que él no desea. Su fuerte sentido de la justicia lo convierte en un excelente amigo.

El niño de Escorpio

Fuertes, apasionados e intensos, nunca revelan todo lo que piensan. Su primera preocupación serán siempre sus padres, logrando tener una conexión muy intensa con ellos. Se muestran interesados en los misterios de la vida, por eso generalmente son ávidos lectores de libros de suspenso y thriller. Propensos al rencor, deberás insistirle en la importancia de perdonar.

El niño de Sagitario

Para los niños de Sagitario, la vida es experiencia que se logra viviendo aventuras. Los sagitarianos quieren salir al mundo para descubrir todo lo maravilloso que habita en él, por eso muchas veces, se meterán en problemas. Le encantan los deportes, y es importante para ellos, consumir parte de su energía en la práctica de alguno de ellos. Brillante y optimista, nunca le faltarán los amigos.

Comparte qué características coinciden con las de tu hijo.