Todas soñamos con tener una vida de pareja ideal, donde el amor, el respeto y la comprensión se manifiesten cotidianamente, pero todo el que se ha enamorado alguna vez sabe que no es una tarea fácil. Tampoco es imposible. De hecho, Alejandra Llamas, coaching mexicana y autora, y quien acaba de publicar su libro El arte de la pareja, está segura de que sí se puede mantener una relación de pareja donde la felicidad reine y para ello ha elaborado esta suerte de manual, donde encontrarás respuestas a las muchas preguntas que seguramente te has hecho a lo largo de tu vida sentimental.

¿Cómo podemos saber cuándo hay que prestarles verdadera atención a las peleas? Es decir, ¿cómo sabemos si es algo pasajero o si estamos frente a un indicativo de que la pareja está mal?

Es importante reconocer cuando las peleas incluyen faltas de respeto, son repetitivas o se vuelven asuntos que no logramos solucionar y que crean fuertes resentimientos en nosotros. También hay que poner atención cuando nos instalamos en la queja constante hacia la otra persona, en vez de relacionarnos en busca de nuevas posibilidades. Replanteando, creando nuevos acuerdos.

Evaluar si estamos en círculos viciosos y lo único que estamos logrando es minar y atacar a la otra persona. Identificar si se vuelve tóxico lo que creamos juntos. Desgraciadamente esto se vuelve también una parte adictiva en la personalidad de la gente. Tenemos que ser honestos y evaluar si usamos a la pareja como un bastón para pasarla mal y para nutrir nuestra infelicidad. Ahí, debemos reconocer que se ha perdido el propósito importante de la pareja. Decidir si queremos estar allí o si es momento de dejarla para sanar y movernos a otro espacio.

¿Cómo podemos superar una crisis?

En coaching las crisis se manifiestan como oportunidades. Para nosotros representan un replanteamiento, un volver a empezar, una reinvención. No se aprecian como algo negativo, por lo tanto las crisis son momentos de apertura, de expansión, de nuevas posibilidades. Si podemos enfocarlas así, podemos reinventar completamente nuestra relación y alinearla a las necesidades de hoy. Crear una nueva declaración juntos de lo que es posible en la manera en que se comunican, en lo que esperan el uno del otro, y regresar al presente a presenciar amor y bienestar.

¿Cuál es la “receta básica” para mantener una relación de pareja feliz?

Primordialmente es el amor y el respeto. Alejarnos de agresiones, fortalecer nuestra comunicación que es tan importante. Debemos encontrar una independencia que venga acompañada de una importante complicidad entre los dos. Es decir, las dos personas tienen que realizar sus sueños y los deseos de su corazón. Buscar sus intereses, tener amistades, tener su mundo propio que los nutra, pero al mismo tiempo tener una conexión íntima, de confianza, de apoyo, de bienestar, de risas y diversión. Trabajar para que la misma relación se nutra todos los días con buenas semillas de amor.

¿Cómo sabemos si una relación no es sana?

Si una relación no es sana, existen quejas, ataques, vivimos a la defensiva, en pleitos repetitivos. Minamos a la otra persona de manera constante. Al no trabajar en equipo, nos separamos y la base de una relación es la unión. Cuando estas características están presentes, las personas generalmente sienten frustración, enojo, celos, ira u odio. Probablemente es momento de terminar esa relación e indagar cuál ha sido nuestra necesidad de estar ahí, a lo mejor también cuestionar por qué hemos prolongado esa relación. De una vez por todas responsabilizarnos de nuestra paz interior para relacionarnos desde ahí con una nueva pareja si es necesario.