¿Has cumplido los 30 años y sigues soltera? ¿Te pesa este “estatus”? ¿Te sientes presionada por tu entorno? Si la respuesta a estas tres preguntas es SI, estate tranquila porque es más normal de lo que crees. En la actualidad, parece que poco a poco hemos “normalizado” este tipo de situaciones, y utilizamos la palabra “normalizar” porque lamentablemente el estar soltera después de los 30 se ha convertido tiempo atrás, en una especie de “estigma social” para la mujer, que en vez de beneficiarla (porque sí, tiene sus beneficios), la ha perjudicado, sobre todo psicológicamente. Afortunadamente, vamos evolucionando social y también culturalmente y poco a poco hemos entendido que cada uno gestiona su vida en pareja o sin ella como quiere, sin tener por qué dar explicaciones a nadie. Por si acaso estás en un punto en el que la soltería te está pesando, te vamos a dar algunos tips para que sepas gestionar este momento:

1- Tú eres dueña de ti misma: Tu vida es tuya y de nadie más. ¿Por qué te importa lo que diga la gente al respecto de tu soltería? Siéntete orgullosa de tu independencia, de tu tiempo y de tus ambiciones. Está muy bien que tus amigas de toda la vida se hayan casado y obviamente te alegras por ello, pero además de seguir contando con su amistad, prueba a conocer más gente que esté en tu misma situación. Los planes con parejas están muy bien pero si no la tienes, disfruta de ti misma.

2- La sociedad ha cambiado: No nos engañemos. Los tiempos han cambiado y en estos momentos es bastante normal estar soltero a los 30. El ritmo de vida, el trabajo, los viajes y las propias ambiciones personales han servido como motivo para no buscar ataduras, o incluso para retrasar una boda, o un compromiso más serio con tu pareja. Ten esto en cuenta para que no te sientas “fuera de lugar”, no tienes por qué.

3- La ventaja de la madurez: Piénsalo en frío. Soltera a los 30… ¿Sabes qué escenario tienes por delante? Independencia total que te permitirá viajar, alcanzar aquellos objetivos laborales incompatibles con una vida en pareja… las 24 horas del día para ti en el mejor momento de la vida, cuando eres mucho más madura y aprendes a apreciar los detalles y buenos momentos, como no hacíamos a los 20.

4- Aparta la presión: Entendemos que puedas sentirte presionada por tu entorno y en ocasiones por ti misma. ¿Me casaré? ¿Seré madre algún día? Estas son preguntas que es normal que te formules, pero debes tener claro que tú decides sobre tu futuro, solo tú tienes la decisión sobre tus acciones. En todo momento elegirás. Así que estate tranquila, porque si quieres ser madre, elegirás ser madre y si quieres casarte, cuando llegue el momento elegirás al hombre adecuado para ello, pero todo a su momento. No te precipites por miedo al qué dirán.

5- Redes sociales: Si no tienes pareja, es obvio que tendrás mucho más tiempo para tu familia y amigos. Tu agenda será envidiada por muchas de tus amigas casadas. Disfruta de eso. De los eventos, de la posibilidad de conocer a gente diferente y con infinidad de inquietudes. ¡Eres afortunada por ello! Así que exprime cada momento porque todo tiene su lado positivo.