Cuando se es madre de un solo hijo, las cosas se hacen más sencillas porque es todo para él o ella. Sin embargo, cuando pensamos tener otro bebé ya la cosa ahí se complica, sobre todo cuando llega la hora de decírselo al que hasta ahora fue el hijo único.

¿Cómo hacer para que esto no sea traumático ni despierte unos celos tremendos? Ven conmigo que te quiero contar qué fue lo que hice yo cuando les tuve que decir esta gran novedad a mis hijas (sobre todo a la mayor).

Piensa bien cuándo será el momento

No es adecuado hacerlo inmediatamente cuando nos enteramos de la noticia, lo mejor es esperar a que pasen los tres primeros meses. Cuando ya estés segura de que el bebé crece perfecto en tu vientre, lo que puedes hacer es llamar a tu hijo mayor y decirle suavemente que ponga su mano sobre tu vientre y explicarle con palabras simples que va a ser el hermano mayor a partir de ese momento. Seguramente tendrá miles de preguntas que deberás responder pacientemente y sin alterarte.

Hazlo partícipe de todo

No porque sea un niño pequeño debe dejar de estar enterado de qué es lo que sucederá a partir de ahora. Siempre es bueno que los niños sepan que van a tener que compartir el cuarto (o no), que las cosas van a cambiar y que a ti te crecerá la barriga. Una buena idea es pedirle que te acompañe a la primera ecografía para que él pueda ver a su hermanito y entienda que está creciendo allí.

Hazle un regalo

Esto es algo que a mi particularmente me dio un muy buen resultado debido a que cuando nació mi segunda hija, tuve que hacer algo para que la mayor no se ponga celosa desde el primer día de su nueva hermana. Además de incluirla en los preparativos de la cuna, la ropa y las cosas que se necesitan para el cuidado de un recién nacido, le llevé un obsequio a la clínica en la que di a luz que se lo entregué cuando fue a conocer al nuevo miembro de la familia. ¿El resultado? Mi hija feliz porque tenía un nuevo juguete y además muy contenta con su hermana.

En resumen, cuando de hermanos se trata, es normal que los niños sientan algo de celos por el bebé que está por venir, pero si los hacemos partícipes de todo el proceso y les decimos todo el tiempo que serán unos estupendos hermanos mayores, seguramente recibirán al nuevo integrante de la familia con muchísima alegría.