Nació el 12 de febrero de 1980 en Santa Mónica, California y desde pequeña se adentró en el mundo del arte. Un productor cinematográfico vio su performance en una pequeña obra teatral de su ciudad y le sugirió a ella y a su familia mudarse a Nueva York para poder explotar todo su potencial actoral.

Con apenas 8 años, Cristina comenzó a actuar en algunas publicidades norteamericanas. Su primer papel protagónico en cine, lo consiguió dos años después en la película Mermaids, en la que compartió elenco con Cher y Winona Ryder. En 1991 fue elegida para interpretar a la pequeña Wednesday Addams en The Addams Family, la remake cinematográfica de la famosa serie de los sesenta y en 1995 protagonizó la película infantil Casper.

Su gran éxito juvenil hizo que Christina tenga una infancia distinta a cualquier otro niño de su edad y los problemas empezaron a surgir entrada la adolescencia, cuando se le diagnóstico anorexia. Pero ella supo recuperarse y demostró ser una excelente actriz al lograr trascender en su etapa adulta.

A finales de los noventa, Christina se había consolidado como una verdadera artista. Participó en las famosas películas Opossite of Sex y Sleepy Hollow y además, realizó varias apariciones en distintas series televisivas y trabajó con el gran director Woody Allen.