La carbonada es un plato típico de Argentina, Chile y Bolivia. Es una especie de guiso que se realiza en una olla o cacerola sobre un fogón de leña e incluye diferentes verduras, como el zapallo y el choclo o maíz y carne, principalmente de ternera. Además, tiene un ingrediente bastante curioso: orejones de durazno, quizás el producto más característico de la carbonada.

A diferencia de un puchero, este plato se deja cocinar hasta que el caldo tenga una consistencia bien espesa. A último momento se le agregan algunos condimentos más para darle sabor, como pimentón, orégano o tomillo.

El nombre del plato parece obedecer a que este guiso se cocina hasta que todos los leños del fogón quedan totalmente carbonizados. Es una comida típica para el invierno.

¡Te dejamos la receta!

Ingredientes: Media taza de aceite, una cebolla, cuatro dientes de ajo, 150 gramos de manteca, un kilo de carnaza, un ramillete de orégano, un ramillete de perejil, un ramillete de laurel, una zanahoria, cantidad necesario de sal y pimienta, una lata de tomate al natural, un litro de caldo, cuatro papas, una batata, un trozo de zapallo, 400 gramos de arroz, tres choclos, una lata de duraznos al natural y 200 gramos de arvejas.

Procedimiento: En una olla grande, calentar aceite. Agregar la cebolla y los dientes de ajo picados.

Incorporar una parte de la manteca y la carne cortada en cubos. Saltear. Agregar el orégano, el perejil, y el laurel.

Sumar la zanahoria en láminas, la sal y la pimienta. Incorporar el tomate al natural y el caldo. Agregar el resto de la manteca y dejar hervir.

Poner las papas, las batatas y el zapallo en cubos. Agregar el arroz y el choclo en ruedas.

Cocinar sin revolver. Unos minutos antes de que el arroz llegue a su punto, desparramar por encima los duraznos al natural y su almíbar. Terminar con las arvejas.