El boom de los cafés especiales, fríos y saborizados no es una novedad. Existen muchísimas tiendas donde se pueden degustar los preparados más originales a base de café. Nosotras, te contamos cómo hacerlos en tu casa. Puedes utilizar para todas las recetas, café soluble o expresso, aunque este último siempre es mejor.

Café Mocha: Derrite una barrita de chocolate en leche. Sirve el café caliente en el tazón y luego completa con la leche chocolatada. Agrega por encima un poco de leche espumada o nata montada y unas líneas de chocolate derretido. Esta misma receta la puedes hacer con chocolate blanco.

Caramel: Coloca en el fondo de la taza unos hilos de salsa de caramelo. Vierte rápidamente el café caliente y luego completa con leche espumada. Decóralo con un copo de nata montada y más hilos de caramelo por encima.

Vanilla: Prepara el café y añade unas gotas de esencia de vainilla. Sírvelo con espuma de leche.

Bombón: Coloca dos cucharadas de leche condensada en el tazón. Agrega el café y completa con abundante nata montada.

Jengibre y Miel: Elabora una infusión de café y jengibre cortado en rodajas. Cuela el líquido. Pon una cucharada de miel en la taza y luego vierte el café. Decora con nata montada.

Frappé: Coloca en la batidora la leche y el café junto con hielo y déjala andar. Sirve en vasos largos, y completa con nata montada. Puedes añadirle salsa de chocolate, caramelo o dulce de leche para darle sabor.

Milkshake: Adquiere helado de café y mézclalo con leche en la batidora. Sírvelo con cuchara y sorbete.