Las brochas y los pinceles son elementos esenciales para maquillarnos. Sin embargo, no solemos tener en cuenta que una buena brocha y un buen pincel pueden hacernos lucir divinas, y nos terminamos conformando con cualquier pack que nos regalan en la perfumería o con las típicas esponjitas que vienen junto a las sombras. Pues bien, hay que deshacerse de todos estos materiales inservibles y, como dicen los que saben, empezar a invertir en unas buenas brochas y ahorrar en maquillaje. Por eso, te damos una serie de tips para que sepas qué tipo de brochas y pinceles conviene comprar.

Tamaño: Cuanto más grande y ancha es una brocha, más difumina el producto. Por eso, las brochas de polvos y coloretes son grandes y las delineadoras son estrechas. La longitud del mango es indistinta, y depende del gusto y comodidad de cada persona.

Pelo natural vs pelo artificial: El tipo de pelo es lo que suele encarecer a los pinceles. Y es que el pelo natural provoca una gran diferencia con el pelo artificial, pues es mucho más suave al tacto y permite lograr acabados perfectos.

Dureza: Las brochas duras y compactas sirven para la aplicación del color de manera uniforme, como cuando nos colocamos la sombra base a lo largo del párpado. En cambio, los pinceles más blandos, son buenos para difuminar, expandir brillos o aplicar blush.