Cuando le preguntaron a la princesa del pop cuál era su comida favorita, ella contestó: “Definitivamente el chocolate. Una gran cantidad de chocolate”. Y es que quién se puede resistir a tan deliciosa tentación.

Al parecer, Britney tiene una fuerte debilidad por las golosinas, en especial el chocolate. “Me encantan los chocolates con caramelo en el medio, pero cuando realmente tengo hambre me gusta comer unos Snickers. Los M&M son geniales, el chocolate Hershey’s y el Twix también son estupendos”, agregó. La cantante es toda una especialista en el tema y, cada vez que puede, consume algunas de estas delicias. En consecuencia y muy a su pesar, tuvo que reforzar su rutina de ejercicios para bajar las calorías demás y conservar un cuerpo divino.