¿A quién no le gustan los muffins? Ciertamente, son una perdición. De arándanos, de chocolate, con nueces, con banana… ¡con lo que sea nos encantan! Por eso, hoy te traemos una receta básica y dos opciones de gustos: blanco y negro. O mejor dicho, de vainilla y cacao. ¡Toma nota!

Masa básica para muffins

Ingredientes: Cuatro tazas de harina, una taza de azúcar, cuatro cucharaditas de polvo de hornear, dos huevos, media taza de manteca, una taza y media de leche y sal.

Preparación: Mezcla los secos en un bol y haz un hueco en el centro. Bate apenas los huevos con la manteca derretida y la leche; vuelca en el centro de los secos y comienza a integrar con batidor hasta que queda una masa homogénea.

Opción 1: Vainilla

Suma a la receta base una cucharadita de esencia de vainilla y mezcla con una taza de cubitos de manzana pelados y salteados en manteca.

Coloca la preparación en moldes y pirotines y cúbrelos con una mezcla grumosa hecha con 100 gramos de harina, 100 gramos de manteca, 100 gramos de azúcar y dos cucharaditas de canela.

Cocínalos en horno moderado por 20 minutos y sírvelos con ralladura y glaseado de limón.

Opción 2: Cacao

Agrega a la receta base dos cucharadas de cacao amargo y 100 gramos de nueces troceadas.

Rellena los moldes y cubre con más nueces picadas. Cocínalos en horno moderado también por veinte minutos.

Una vez fríos, decóralos con un copete de dulce de leche.

¿Cuál te gusta más?