La ciudad de Arequipa esta ubicada en el sur de Perú, a orillas de río Chili. Es conocida por su arquitectura colonial y considerada la Ciudad Blanca, debido a que sus antiguas construcciones fueron hechas con una piedra volcánica llamada sillar, de color predominantemente blanco y rosado. Además, este es el lugar que vio nacer grandes personalidades del Perú, como el escritor Mario Vargas Llosa.

Arequipa es muy pintoresca, por eso hay que aprovechar cada instante que se pase en ella. La Plaza de Armas será el lugar central. Desde allí empiezan todos los recorridos posibles para visitar conventos, iglesias, monasterios, restos arqueológicos, museos y otros edificios, todos ellos de una impactante belleza.

Pero el principal atractivo del lugar es el Valle del Colca. Para visitarlo la excursión comienza a las tres de la mañana, pues está a unos 164 kilómetros de la ciudad y el viaje es largo. A mitad de camino se podrán apreciar los tres volcanes que rodean Arequipa: El volcán Misti, el Chachani y el Pichu Pichu. Y a medida que se ingresa en el valle, el clima y el paisaje cambiarán completamente. Aquí viven antiguos pobladores que mantienen las tradiciones del cultivo en terrazas y además, es un excelente ambiente para la fauna típica de la zona, como las llamas, las alpacas y los cóndores, que pueden ser avistados desde los cerros que rodean el valle.

Otro sitio increíble son las Cuevas de Sumbay, ubicadas a 88 kilómetros de Arequipa, donde se conservan en su interior valiosas pinturas rupestres de la era paleolítica. Sus paredes rocosas están cubiertas de figuras humanas y animales dibujados por los ancestros.

Así, Arequipa es un lugar imperdible en un viaje por Latinoamérica.