Berlín, 3 feb (EFE).- La compañía estadounidense Apple ha suspendido la venta a través de internet en su Apple-Store de Alemania la venta de varios de sus modelos de iPhone y iPad tras una sentencia judicial a favor de su competidora Motorola.

En un nuevo capítulo de la guerra de patentes entre fabricantes de equipos de telefonía y comunicaciones móviles, Apple se ha visto obligada a ejecutar una sentencia de diciembre de la Audiencia de Mannheiem, al suroeste de Alemania, favorable a Motorola.

Un portavoz de Apple señaló hoy, sin embargo, que los modelos afectados pueden seguir siendo adquiridos en sus comercios físicos y a través de otras tiendas de venta por internet que operan en Alemania.

Se trata concretamente de los antiguos modelos de iPhone 3G, 3GS y 4, así como todos los modelos de su iPad con tecnología de comunicaciones por UMTS, mientras que los iPad con WLAN se siguen comercializando con normalidad.

“Aunque algunos modelos de iPhone y iPad no están disponibles ya en nuestra tienda online en Alemania, los clientes no tendrán problemas para adquirirlos en nuestras tiendas (físicas) o a través de otros comerciantes autorizados”, dijo un portavoz de Apple en este país.

Asimismo subrayó que su compañía ha recurrido contra la sentencia de Mannheim favorable a Motorola, que acusaba a su competidor de violar una de sus patentes que se considera básica para las transmisiones de datos por GPRS.

Motorola hizo hoy además efectiva contra Apple otra sentencia del mismo tribunal alemán por violar otra vieja patente suya que afecta al sistema de almacenaje virtual de datos iCloud y los aparatos que lo utilizan.

En ambos casos, la justicia alemana ha seguido el precedente de una sentencia dictada contra la filial irlandesa de Apple Sales International, que prohibía las ventas de dichos aparatos a través de su tienda virtual por internet, que no afecta, sin embargo, a los modelos mas modernos.

Esta es la segunda vez que la guerra de patentes entre los grandes consorcios fabricantes de equipos de comunicaciones de última generación afecta a los consumidores alemanes en menos de un año.

El pasado verano Apple consiguió por vía judicial obligar a la compañía surcoreana Samsung a suspender la venta en Alemania de su tableta Galaxy Tab 10.1 por su similitud con el iPad.

Samsung y Apple mantienen desde entonces un enfrentamiento en los tribunales germanos por el uso inapropiado de patentes que hasta ahora se ha saldado con varias sentencias favorables al fabricante estadounidense.